Esa frase que siempre recuerdo de Pedro: “Ganar es mi alimento”

Posted on

A menudo converso con Pedro Gil sobre su capacidad para reinventarse, sobre ese hambre por competir que nunca le agota. Pedro suma años, pero en lugar de abandonarse quiere ser mejor cada día. Entrenar mejor, cuidar mejor su alimentación, alcanzar la plenitud como jugador… Es un tipo ambicioso, perfeccionista, inconformista por naturaleza. Admiro a los deportistas que no mueren de éxito. A los que no miran a su vitrina de trofeos para hallar consuelo. Pedro es uno de ellos.

Pedro Gil es uno de esos deportistas que no mueren de éxito
Pedro Gil es uno de esos deportistas que no mueren de éxito

Esa voracidad se entendería mejor en un perfil de jugador menos premiado, con pocos títulos en el bolsillo. Gil es el capitán de la mejor selección española de todos los tiempos. Ha levantado siete Europeos y seis Mundiales, cinco de ellos de forma consecutiva. A nivel de club ha saboreado todos los títulos existentes. No falta ninguno en su palmarés. Y además ha ganado casi siempre en Italia, Portugal y España. Con tanto bagaje la relajación se hubiera comprendido. Pedro no entiende de eso.

Recuerdo una anécdota que me asombró en el último Europeo de Alcobendas. España había empatado, repito empatado, ante Italia y un tweet de Pedro pidiendo disculpas por su mal partido me sorprendió. Hablamos esa noche y le noté algo bajo. Le pregunté porque pedía disculpas con todo lo que él había dado a la selección. La respuesta fue sencilla. “He estado de pena. Cada día hay que demostrar. No vale lo que has hecho antes. En fin, mañana volverá a salir el sol”. Ese es su espíritu. Le sobra personalidad para asumir errores.

El entusiasmo por mantenerse en el alto nivel me ha causado más impresión que sus indiscutibles condiciones. Se trata de uno de los jugadores más determinantes que he visto, pero eso se sabía de antemano. A Pedro nadie le puede discutir su capacidad para hacerse gigante en los momentos de la verdad. Suele tomar responsabilidades cuando realmente la pelota quema de vértigo. Con los títulos en juego. Se pone el primero de la fila. Estamos hablando de un delantero de época, con extrema facilidad para el gol y el desequilibrio con espacios. Tampoco se ha conformado con eso.

En su actual aventura en Forte dei Marmi ha experimentado un pequeño cambio de rol. El perfil extremadamente ofensivo de los jugadores de la plantilla le ha obligado a retrasarse unos metros. Le ha convertido en más cerebral en la toma de decisiones. No ha perdido gol, pero ha entendido que los regresos y los balances defensivos forman parte del éxito. Piensa más. Es un jugador más completo. El resultado tampoco ha defraudado. El Forte ganó su primer Scudetto de la historia el pasado curso. Con Pedro Gil como capitán. Hoy sigue liderando el campeonato italiano y transita con éxito por la Champions. Esa frase que siempre recuerdo de Pedro suele llevar razón: “Ganar es mi alimento. Lo que realmente cansa es perder”.

 

Marc Libiano Pijoan. Periodista y amigo de Pedro Gil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s